Receta de las Tortas de Pascua de Bonares

No solo de torrijas se vive en Cuaresma. Hoy os traigo un dulce único y muy sabroso: Tortas de Pascua de Bonares.

No creo que haya una Semana Santa en mi vida que haya faltado las deliciosas tortas de Pascua de Bonares.

La gastronomía bonariega ha sido y sigue siendo un punto de unión para todos los bonariegos; dependiendo de la estación del año o simplemente de las condiciones climáticas del día, los habitantes de Bonares eligen de entre la variedad de platos populares. Estos, a veces simples y sencillos, son siempre originales y propios de la localidad.

Las tortas de Pascua u hornazos, hechos a base de almendra molida, harina, ralladura de limón, azúcar, huevo, sementilla blanca y canela molida, y que constituyen el postre más popular de Semana Santa en Bonares.

Las tortas de Pascuas de Bonares son un delicioso manjar cuya receta puede parecer algo laboriosa pero resumiendo podríamos decir que hay que preparar una masa, cubrirla con cabello de ángel, una ´tarbina´  y a hornear.

Las recetas pueden variar ligeramente de unas familias a otras, pero conservan siempre las bases establecidas por los bonariegos desde tiempos muy lejanos.


Ingredientes:

Para la masa:

  • 500 gr de harina de fuerza.
  • 250 ml. de agua.
  • 25 gr. de levadura fresca de panadero.
  • 1 cucharada de azúcar.
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Una pizca de sal.

Para añadirle a la masa: 

  • 180 ml de aceite de oliva virgen extra.
  • Cáscara de una naranja.
  • Canela en rama.
  • 2 cucharadas de sésamo.
  • 2 cucharadas de matalauva (anís en grano).
  • Ralladura de un limón.
  • 125 g de azúcar.
  • 1 huevo.
  • ½ cucharadita de bicarbonato.
  • 650 g de cabello de ángel.
  • Azúcar y canela molida para espolvorear.

Para la tarbina:

  • 350 g de almendras crudas.
  • 3 o 4 huevos (250 g).
  • 200 g de azúcar.




La masa

En primer lugar vamos a preparar la masa, para ello en un bol disolvemos la pastilla de levadura fresca  en el agua templada.

En un cuenco echamos la harina con una cucharada de azúcar. Añadimos el agua con la levadura ya diluida, una cucharada de aceite y un pellizco de sal. Mezclamos bien y terminamos de amasar con las manos.

Metemos la masa en un bol, la tapamos con un paño limpio dejándola en un lugar cálido para que fermente y doble su volumen, aproximadamente un hora y media.

Mientras esperamos que la masa suba, echamos el aceite de oliva virgen extra en una sartén, con la cáscara de naranja, la canela en rama, le añadimos una cucharada de sésamo y otra de matalauva. Freímos a fuego lento sin que se nos queme y lo dejamos enfriar un poco. Colamos.

Una vez que la masa esté lista, vamos añadiendo poco a poco el aceite mientras vamos amasando, agregamos el azúcar, la ralladura de limón, el huevo, el bicarbonato, el resto del sésamo y del anís sin dejar de amasar hasta obtener una bola compacta. Dejamos reposar la masa mientras preparamos la tarbina.

La tarbina:

Montamos las claras a punto de nieve, le añadimos el azúcar, las yemas y las almendras que habremos molido o picado.

En una bandeja rectangular para el horno, la engrasamos (o ponemos papel de hornear) y extendemos sobre ella la masa que tenemos en reposo.

La espolvoreamos con un poco de azúcar mezclada con canela, la cubrimos con cabello de ángel y por último, echamos la tarbina.

Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 180ºC  unos 35 minutos aproximadamente.

Cuando la saquemos del horno, dejar que se enfríe sobre una rejilla y una vez fría, cortarla en trozos.

 

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.