Mi sur

miss manolos

No se da ni cuenta que cuando la miro por no delatarme me guardo un suspiro, que mi amor callado se enciende con verla, que diera la vida para poseerla”. Esa cobardía. Chiquetete.

mi sur (6)Intento serenarme y no puedo. Este trozo de canción, de poema, hace que se me encoja el alma cada vez que la escucho. Me gustan las canciones que me hacen sentir que soy la protagonista. No hay nada más hermoso que sentirte especial. No hay mayor placer que llorar, de alegría.

Cohetes, romero, flores, música, calor, “rebujito”, caballos, tamboriles y mujeres guapas, eso es Mayo, todo esto me hace sentir especial, en mi rincón del Sur.

Es escuchar una sevillana y que se te pongan los pelos de punta, te de un pellizco el estómago y brillen los ojos, como si te volvieras a enamorar. Cada año se repite esa misma sensación en mí, vuelves a casa y ya en la entrada del pueblo se oyen cohetes y campanadas, preludio de la fiesta. Ves a las flamencas en metamorfosis, cual mariposas, con bata de estar por casa y flor bien puesta, “arreglá pero informá”, y ya pienso, llegó el día.

Los trajes colgados de puertas de armario y barras de cortina, para que no se arruguen, la casa bien limpia, las paredes bien encaladas y los patios y ventanas con la primavera rebosante en sus arriates, y cómo huele esa primavera, a claveles y gitanillas me huele a mi.

“Vámonos niña, que ya es la hora!” te grita alguna vecina desde la puerta, y tu te maquillas, te colocas el traje, te pones los tacones…Para una mujer flamenca el traje es todo, se entiende como una ceremonia, como cuando un torero se viste para salir al ruedo, y te vas a la calle, con tu calle, a la Verbena.

mi sur (2)A mi me pasa que si no lo siento, no puedo escribir, ese es mi talón de Aquiles. Pero ha llegado la hora de ponerse flamenca, que un revuelo de volantes inunde las calles de mi pueblo y que acabe la cuenta atrás de la gran fiesta de la primavera, las Cruces de Mayo. Y es aquí, como si un cuadro de Julio Romero de Torres cobrara vida, donde nos queda claro el embrujo de la andaluza, es como anda, como mira de reojo, es el contoneo en su cuerpo, es una timidez que la hace permanecer callada, y la mirada con una breve pátina de hachís enturbiándole los ojos, a lo femme fatale, disfrutando el momento que sólo vivirá cada 12 años, las tradiciones son así.

Con M de Mayo se escribe M de Moda, pero flamenca. Aquí se deja de lado la rutina del vestir y el street style da paso a la  Alta Costura. Se viste de encajes, sedas, bordados, plumetis, guipur, mantillas, volantes, canasteros, estampados y lunares, esos que no falten. Y colores, colores por todos lados, en las flores que adornan el pelo, en los labios, en los ojos, en el alma, rojo, amarillo, negro…

Llega la hora, la tarde comienza a caer y el pueblo está en pié. Entre tanta mujer guapa, hay algún hombre valiente a su vera, observando su belleza y queriendo ser parte de ella, desafiándola, arrimándose, invitándola a bailar, recitándole al oído, el juego del cortejo, contado por sevillanas, como en una obra de los Hermanos Álvarez Quintero..

mi sur (7)Y es cuando el paseíllo acaba y el acto religioso llega a su fin, cuando la luna se engalana y quiere bailar.Y la noche no quiere irse, y el día quiere llegar, y en ese romper del alba, todos, lentamente vuelven a sus casas encaladas, a sus patios con flores, a colgar los trajes, a cerrar sus puertas, y a guardar sentimientos de una noche que tardaran años en volver. Para entender esto hay que ser de aquí, nacer aquí, mamar de aquí, hay que ser de mi trocito de Sur.

No suelo pensar que una imagen valga más que mil palabras, hay palabras hermosas e imágenes hermosas, a partes iguales, pero aquí os dejo una galería fotográfica que pretende llenar ese 50% que mis palabras no alcanzan a describir. Es la primera vez que trabajo con un profesional de la fotografía, Alberto Vega Moro, y eso siempre es ventaja. Gracias a la familia Barba-Garrido por abrirnos las puertas de su casa y hacer realidad mis mil palabras, compartiendo con vosotros un momento tan especial.

Pronto más.

“Si emociona pensarlo, imagínate hacerlo”.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.