MI CAMINO “DIALOGOS Y REFLEXIÓN” CAPITULO 8

No hay nada como el esfuerzo físico y el dolor para estar aquí y ahora. El Presente es lo que hay, el cuerpo y la naturaleza traen continuamente nuestra atención al momento, impidiendo que el habitual parloteo mental se extralimite, como tiene a gala hacer con excesiva frecuencia. Es un volver al presente que te impide vivir más allá del ahora mismo, y que creo que es el gran reto del ser humano en pos de la felicidad.

15º Etapa: Morille – Salamanca (21 kilometros)

09-09-2011

Salgo de Morille a las 7:00 de la mañana, con dirección Salamanca, es de noche y tengo que atravesar fincas ganaderas, abriendo y cerrando cancelas, en algunas paso miedo pues los toros están demasiado  cerca del camino y apenas se ven. Así llego hasta Miranda de Azan, donde me paro para tomar un café, pero los bares están cerrados, y sigo hasta Salamanca con el dolor en el talón de Aquiles.

Llego a las 12:00 de la tarde al albergue, al lado de la catedral  el jardín de Calisto y Melibea, el albergue no abre hasta las 16:00 de la tarde, pero a la una recogen las mochilas, dejo la mochila, me ducho y voy al hospital a que me miren el pie, me dicen que tengo una tendinitis, me mandan unas pastillas y reposo durante 3 días. Me voy a la ciudad a pasear pues están de fiesta.

Hay una fiesta medieval junto al rio y tenderetes en todas las plazas de Salamanca, visito la plaza mayor, donde se está montando un gran escenario. Esta noche habrá una actuación importante, en otra plaza hay un escenario de los 40 principales, allí me tomo una cerveza y sigo paseando por la hermosa Salamanca. La catedral, la casa de las conchas, los palacetes y museos, todos preciosos y muchas iglesias. Me voy para el albergue a acomodarme y a rellenar los papeles. Descanso un poco y salgo a las 18:00 de la tarde y visito la feria medieval, el museo del coche y me tomo algunas cervezas con pinchos, y me voy al albergue a descansar, mañana quiero echar la mañana visitando la ciudad y luego caminare un rato.

16º Salamanca – Valdunciel (15 kilómetros)

10-09-2011

Salgo a pasear a las 8:00 de la mañana, después de haber preparado la mochila que dejo en el albergue hasta las 13:00 de la tarde que la recogeré y empezare a caminar.

Toda Salamanca esta en silencio después de una noche de fiestas, solo algunos chavales que no quieren que acabe la fiesta. Paseo entre palacios, conventos, iglesias y casas señoriales, saco algunas fotos. Me paro a desayunar sobre las 10:00 de la mañana y ya empieza el bullicio de los turistas, ingleses, alemanes, americanos que lo inundan todo. Sigo paseando hasta las 12:00 de la tarde, creo que he recorrido toda la ciudad, y me dirijo al albergue para recoger la mochila y cambiarme de ropa para caminar, cuando me decido a salir llega una familia a traer unos detalles para los hospitaleros en agradecimiento a su gran labor. Me preguntan que de donde soy, y les digo que soy de Bonares (Huelva), y ellos me dicen que son de Lepe (Huelva), nos saludamos y nos hacemos unas fotos, me dice un joven que él también hizo el camino el año pasado, que tardo 44 días, nos despedimos y me pongo a caminar.

Atravieso toda Salamanca hasta la plaza de toros, y desde allí hasta Vandunciel, donde llego a las 16:30 de la tarde. En el albergue hay una pareja de italianos y otra de sudáfrica, me ducho, me lavo la ropa y salimos los cinco a pasear y a comprar algo para cenar y desayunar por la mañana. Nos entendemos casi con señales y nos reímos mucho. Los italianos preparan la pasta, los sudafricanos de origen holandés hacen la ensalada y yo pongo la mesa, cenamos, lavamos los cacharros y nos sentamos a hablar de la próxima etapa.


Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.