Más de dos siglos de historia contemplan las Cruces de Mayo en Bonares

Las Cruces de Mayo marcan el compás festivo de Bonares

Los Santos Maderos (doce) desfilan hoy por las calles de la localidad con todo su esplendor

La celebración está declarada de Interés Turístico Nacional

mde

Más de dos siglos de historia contemplan las Cruces de Mayo en Bonares, incluida en el catálogo general del patrimonio histórico andaluz y declaradas de Interés Turístico Nacional. Se trata de un distintivo que glosa el atractivo de una tradición que marca las fiestas, el calendario y la propia idiosincrasia de un pueblo que refulge en todo su esplendor en cada mayo.

Cuando este domingo las doce cruces desfilen por sus calles, la belleza con la que nos premia la sucesión de maderos y su ritual de las tres caídas puede hacernos eclipsar un capital etnológico que va mucho más allá de este momento, que fija sus raíces en 1798. Hablamos de la fecha en la que Francisco Borja Álvarez de Toledo, Conde de Niebla, nombró a Gaspar Camacho y José María Carrasco Vega como Alcaldes Pedáneos. Fue este último quien tuvo la idea de construir una Cruz similar “al madero de la hornacina de la escalera de acceso a la Sacristía de la Iglesia de Nuestra de la Asunción”, en su Bonares natal.

Al igual que en España, la celebración de las cruces podría beber de la época precristiana, donde eran conocidas como Festividad de los Mayos. En ella se conmemora el esplendor de la primavera y en un tronco o tótem que se adornaba con flores. Pero Carrasco Vega podría no haber tenido conocimiento de esta metamorfosis al catolicismo de una fiesta pagana, puesto que los legajos simplemente hablan de que instaló la cruz “para que todo el pueblo la venerara y admirara en el centro de la plaza del Ayuntamiento”.


13139333_1729867213925350_400111142417528978_n

Cruz de la calle La Fuente 2016

El edil municipal sacaba al zaguán de su vivienda, en la misma plaza del Ayuntamiento, un piano donde descorchaba sus mejores partituras. A la melodía se sumaban gran parte de la sociedad bonariega, disfrutando además de la agradable climatología donde los días eran más largos y las noches más apacibles. Esa cruz ‘madre’, conocida como la del Rincón, sería el germen de una tradición que escribiría los mejores capítulos sociales del municipio.

Así fue desde finales del siglo XIX y principios del XX, cuando la dimensión de la fiestas se dispara. Cada calle o avenida ‘competía’ por construir el símbolo de Jesús resucitado, con el que escenificar la devoción cristiana, a la par que llenar el barrio de alegría.

Cándido Coronel, experto en las cruces y uno de los artistas que cada año decora sus capillas, explica que se da la paradoja de que los maderos más antiguos “corresponden a los barrios periféricos, puesto que los de las calles adyacentes a la plaza del pueblo veneraban a la cruz de la calle El Rincón”. Fiel a estos principios la calle Higueral fue la primera en abrir la veda. Aunque no existen asientos documentales que certifiquen su traída al municipio, la posición en la procesión dominical delata que, al menos, es la segunda por orden de antigüedad. A ella le siguieron El Pozo, Larga, Las Cuatro Esquinas, La Fuente, Misericordia, Nueva, Arenal, El Pilar, San Sebastián y Triana, que se fundó en 1935. Desde entonces, el número de maderos se ha mantenido inalterado.

sdr

De aquellas verbenas improvisadas a pie del piano y las veladas nocturnas, en 1911 la Cruz de las Cuatro Esquinas decide innovar y evolucionar la fiesta ampliando la amalgama de cultos al madero. Fue así como se celebró el primer Romerito. En menos de dos décadas esta peregrinación al campo se cayó del calendario, por lo que durante el periodo comprendido entre 1930 y el 1945 se perdieron esos vivas en el paraje de El Corchito. En otras circunstancia, tres lustros sería demasiado tiempo para retomar tradiciones pasadas, sobretodo como consecuencia del profundo declive auspiciado por la falta de apoyo popular y los piques que se vivían por aquel entonces (hoy todas viven en simpar armonía).

En este escenario, la sapiencia de un dirigente público lo revitalizaría para siempre con una decisión salomónica. En 1958 el entonces alcalde, Julián Guzmán Prieto, llamó a filas a las Mayordomas de las diferentes cruces y les conminó a organizar nuevamente esta celebración. El matiz vendría determinado porque sería un sorteo popular el que determinaría el madero que organizaría los fastos, al que podría acudir todo el pueblo. La calle del Pozo fue la agraciada y, desde entonces, se van rotando siguiendo el orden de antigüedad, de tal forma que cada año una cruz es quien ostenta el ‘título’ de romero y es quien se dedican las fiestas. Un mandato que medio siglo después se viene cumpliendo.

Pero si un elemento es singularmente característico en Bonares son sus once capillas diseminadas por el entramado urbano. Antiguamente los maderos eran expuestos en las habitaciones de las viviendas que se adornaban con colchas y gasas plateadas, revestidas con telas de raso, a las que se añadían exhortos florales en colores que representaban el distintivo de cada cruz. Conforme la fiesta logró convertirse en Santo y Seña de la localidad, los devotos optaron por seguir los pasos de otros municipios limítrofes, construyeron sendas capillas para la exposición perenne de sus maderos.

Fue a partir de la década de los 70 cuando se produce esta última y más transcendental evolución de la fiesta, al levantar estos templos donde se venera el madero. Se trata de salas que son redecoradas, manteniendo así ese primigenio carácter de arte efímero que no dura más de 12 años. Tanto Cándido Coronel como José Vega (quien a sus noventa años ha decorado este año la Cruz de Romero) son los afamados artista que han afrontado el diseño y decoración de estos santuarios, incorporando estructuras de carpintería para formar columnas, cúpulas, bóvedas y dinteles que simulan diferentes estilos arquitectónicos de las grandes catedrales. Todas estas estructuras son luego forrada con telas de raso fruncidas con alfileres y enriquecidas con encajes, bordados y galones; siempre manteniendo la conjunción de los maderos de bella orfebrería y flores de tisú.

Este es uno de los grandes atractivos para el visitante que no encuentra parangón en toda España. Quienes se acercan a disfrutar de la eclosión de color que dibuja en las calles en mayo lo hacen en buena parte por conocer también las capillas. Un recorrido que les lleva a descubrir Bonares y más en profundidad la belleza que atesoran estos templos paganos entronizados por la simbología cristiana que forma parte de la cultura y la idiosincrasia de la comarca.

Al contrario que otras tradiciones que han perdido frescura o a la que los más jóvenes les han dado la espalda, las Cruces de Mayo en Bonares se han mantenido en el tiempo con renovadas fuerzas. A ello han contribuido las nuevas generaciones que han seguido el testigo de sus mayores, imprimiéndoles juventud a este capital etnológico del que puede presumir el municipio.

 Fiestas como las Cruces Chicas han conformado el eslabón de la cadena que han permitido mantener la llama incandescente y que los jóvenes mayordomos de cada cruz hayan mamado durante años esta tradición. Como cada primer domingo de mayo las Cruces Chicas son la antesala de sus ‘mayores’. Los Mayordomos de cada cruz abren el cortejo de los doce maderos, todo ellos perfectamente ataviados con los trajes de faralaes. Desde sus respectivas capillas, los jóvenes portan sus estandartes y acompañan a la Cruz. Frente al templo parroquial el párroco procedió a las pertinentes bendiciones y realizaron la preceptiva carrera oficial con el respaldo de los vecinos.

El desfile terminó como sus mayores, en la misma explanada de la plaza de la Constitución, donde todas las Cruces se ubicaron en paralelo formando dos filas por las que se distribuyeron los pasos. Posteriormente, siguiendo el orden de antigüedad, los costaleros realizaron las tres caídas una reverencia a la Cruz del Rincón, que es la madre de todas y que simbolizan el número de veces que Jesucristo dobló la rodilla en su ascensión al monte Gólgota, donde fue crucificado.

FUENTE HUELVA INFORMACIÓN

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.