Las Cruces de Bonares, en pantalla grande

Cayuela recoge en un documental la Verbena y el Romerito, ejes centrales de la fiesta

Las cruces de Bonares por CayuelaLas Cruces de Bonares, consideradas de Interés Turístico de Andalucía, son una de las fiestas más afamadas de la provincia. Un escaparate en el que el municipio muestra la belleza de una tradición que hunde sus raíces en 1709 y que florece con todo su esplendor en cada primavera.

Todo este patrimonio etnológico es el que ha filmado Santi Cayuela, profesional del mundo de la imagen, en un trabajo que ha visto la luz la pasada semana, logrando más de 1.000 visitas tan sólo el primer día que se subió a la red, lo que ha motivado que ya se estudie la posibilidad de proyectar el trabajo en el Teatro Cine Colón del municipio.

El proyecto fue un encargo de Alfonso y Rocío, los mayordomos de la Cruz de la Calle Nueva, madero que el pasado año ostentó el título de Romero y a quien fue dedicado todo el calendario festivo del mes de mayo.

CAYUELA VIDEOSEl director y guionista del documental explica que quedó gratamente sorprendido por las singularidades de estas fiestas que, si bien guardan reminiscencias con las cruces de Berrocal, «tienen elementos que las hacen únicas», enmarcados en tradiciones como el celo con el que los trajes de los mayordomos son escondidos para mantener la incertidumbre y el secreto, o el hecho de que las doce cruces se repartan el protagonismo cada año, al objeto de que todo el pueblo comparta un mismo brindis en cada uno de los festejos que se desarrollan.

CAYUELAUn trabajo en el que se han utilizado las más vanguardistas tecnologías de cine, puestas al servicio de trasmitir en pantalla grande todo el caudal estético y poético que rezuma una tradición, que Cayuela ha retratado desde todos los frentes: desde los minúsculos detalles que encogen el alma hasta aquellos que otorgan perspectiva, con planos infinitos que han sido posible gracias al uso de drones con los que se han filmado alguno de las secuencias más impactantes al abarcar la belleza del municipio.

En la grabación participaron tres personas para cubrir un metraje que se centra en dos ejes centrales de la fiesta: la Verbena y el Romerito. En la primera de ellas se recoge el ritual y los preparativos de los mayordomos; los nervios de saber que serán los protagonistas de la fiesta, cómo lo viven los familiares más cercanos. Y junto a la procesión se descorcha la fiesta con la velada en la propia calle donde participa todo el pueblo.

El otro gran día es el Romerito, que se desarrolla en el paraje de El Corchito, donde se recoge el trasiego de acicalar a los caballos y esos trajes de faralaes que preñan de color cada centímetro de una urbe fantasmal tras ver partir a su pueblo.

Pero quizás la verdadera magia de Cayuela se gesta en la labor de posproducción, ese momento en el que se eligen entre los miles de planos para que narren una historia, despierten sentimientos y sean notarios de todo cuanto acontece en esta tradición que marca la idiosincrasia de los bonariegos.

FUENTE HUELVA INFORMACIÓN

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.