LA COLUMNA DE NOSTROMO

Sucedió en noviembre

 

Fue en uno de esos noviembres fríos y lluviosos de los de antes. Era viernes día 10 de noviembre de 1989 y dábamos las clases por la tarde ya que el instituto aún no tenía edificio y compartía las instalaciones con el colegio. El profesor de “Sociales” entró en el aula y después de dar las “buenas tardes” comenzó a dibujar (como de costumbre) en la pizarra un símbolo de la hoz y el martillo roto por el centro y enmarcado en un muro semiderruido, se volvió a nosotros y con el libro de texto en la mano nos dijo: “señores, mucho de lo que hay aquí no sirve ya para nada; sois testigos de la Historia”.

Y así fue, el mundo había cambiado en la madrugada del día anterior y aunque no nos habíamos dado cuenta un sistema político, económico y social que hacía aguas desde hacía ya varios años era de facto un cadáver andante.

Para mí, que reconozco que por aquellos maravillosos años estaba más tiempo pensado en las chicas, en el juego y en salir con los amigos, este hito histórico fue calando poco a poco en mi conciencia y destrozó mi concepción estática de la historia, ya que anteriormente pensaba que todos los grandes acontecimientos que me afectaban habían pasado (IGM y IIGM, Guerra Civil Española, Revolución e Independencia de los EEUU, Guerra de Vietnam, etc.) y que el mundo estaba avocado a una parálisis histórica infinita. Nada más lejos de la realidad asistí a la caída del sistema comunista, al colapso de la antigua URSS, la guerra del Golfo, la guerra de los Balcanes, la invasión y posterior salida de Somalia, el atentado de las Torres Gemelas, las guerras de Afganistán e Irak, etc. Y he de decir que por “culpa” mis profesores he seguido (y conseguido comprender con una actitud crítica) por prensa, TV, radio y últimamente por internet el desarrollo de estos conflictos que, por desgracia, marcan los cambios geohistóricos y geopolíticos de la humanidad.

El niño de 1989 era yo mismo y muchos de mi generación, el profesor era el poeta local José Antonio García y, afortunadamente, el muro que pacíficamente cayó la noche anterior fue el de Berlín.

1 comment

Leave Comment
  1. Anonymous

    me ha gustado mucho Nostromo

    yo tambien vivi ese espacio de la historia, fue inolvidable igual que aquellos maravillosos años, que años aquellos

    saludos

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.