Historia de la presencia española en Santo Domingo

En 1492, Cristóbal Colón descubrió la isla y la bautizó con el nombre de La Española. Cuatro años después, en 1496, su hermano Bartolomé fundó la ciudad de Santo Domingo en la margen oriental del río Ozama. En 1502 un huracán la destruyó, lo que fue aprovechado para reconstruirla en la margen occidental.
La población indígena taína fue diezmada como resultado de la explotación y el trabajo excesivo que realizaba en las minas y las plantaciones, y víctima de las enfermedades por lo que, poco a poco, fue sustituida por esclavos africanos.
Veinte años más tarde tuvo lugar la primera rebelión de esclavos. Se produjo en una hacienda del hijo de Cristóbal Colón, Diego, a la sazón virrey de las Indias.
En 1697 España cede a Francia la parte occidental de la isla, que años antes había sido ocupada por aventureros franceses, zona que se conoció como Saint Domingue (la actual Haití). El resto de la isla, lo que hoy corresponde a la República Dominicana, se denominó Santo Domingo. En 1777, por el Tratado de Aranjuez, se fijaron los límites de los dominios español y francés. La economía de la provincia española entró en decadencia en favor de otros territorios en el continente de modo que en 1795 España cede el control de la totalidad de La Española a Francia.
La historia de la isla está repleta de revoluciones, conquistas y reconquistas que fue pasando de manos francesas a las haitianas y de ahí a las españolas de nuevo en 1809.
España ejerce el control de la isla con mano de hierro y eso empujó a los dominicanos a levantarse contra el gobierno en 1821 liderados por José Núñez de Cáceres, y proclamar la independencia del territorio del Haití español.
Al año siguiente, el presidente haitiano Jean Pierre Boyer ocupó militarmente el país y lo anexionó a Haití. Boyer gobernó hasta que fue derrocado por un levantamiento general en 1843 dirigido por el patriota Juan Pablo Duarte, quien fundó la sociedad secreta La Trinitaria, cuyo objetivo era lograr la independencia de la antigua zona española de la isla. Un año más tarde, en 1844, los revolucionarios, guiados por Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez, fundaron la República Dominicana.
Su primer presidente fue Pedro Santana, quien resistió durante años la presión de una población cada vez más descontenta y de sus vecinos los haitianos. Hasta 1861, cuando le ofrece a España de nuevo el control del país frente a quienes defendían la anexión a Estados Unidos.
El Ministerio español de la Guerra y de Ultramar autoriza a la Intendencia de Santo Domingo la emisión de papel moneda destinado al pago de los sueldos de los funcionarios y para las transacciones comerciales de la colonia. La moneda se llamó «peso fuerte», como en Filipinas, y la primera emisión tuvo lugar el 1 de mayo de 1862 por valor de medio peso fuerte, 2, 5, 15 y 25 pesos fuertes.
Las sucesivas intervenciones norteamericanas obligan finalmente al gobierno español a abandonar la isla en 1865, cuando se proclama la Segunda República Dominicana.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.