Historia de la presencia española en Puerto Rico

Antes de la llegada de los españoles, Borinquén, nombre indígena de la isla, estaba poblada por los taínos. Cristóbal Colón descubre la isla en su segundo viaje a América, el 19 de noviembre de 1493, y la bautizó con el nombre de San Juan Bautista. Y es a partir de 1521, después de la fundación de la ciudad de Puerto Rico (hoy San Juan) cuando comienza a denominarse Isla de Puerto Rico. Como en el caso de Cuba también Puerto Rico estaba habitada por indígenas taínos que poco a poco van desapareciendo víctimas de las enfermedades que habían llevado los españoles y sustituidos por esclavos africanos del Golfo de Guinea.
Como en Filipinas, también aquí holandeses e ingleses pelearon por arrebatar a España el control de este territorio sin lograrlo, a pesar de las muchas batallas emprendidas, sobre todo contra la ciudad de San Juan. También se sucedieron distintos levantamientos populares contra el gobierno español, como el encabezado por Francisco Ramírez Medina, pero aplastados todos ellos.
El Banco Español de Puerto Rico se funda el 10 de abril de 1866 aunque transcurrieron 28 años hasta su primera emisión de billetes. Fue el 1 de diciembre de 1894 cuando comenzaron a circular con valores faciales de 5, 10, 50 y 100 pesos. En aquellos años de finales del siglo XIX las autoridades españolas de Puerto Rico se enfrentan a un grave problema financiero y monetario: la excesiva circulación de pesos mexicanos frente a la moneda autóctona. Hasta 1895 cuando un Decreto del Ministerio de Ultramar autoriza la emisión de un «billete de canje» por valor de 1 peso a efectos de retirar de la circulación los pesos mexicanos en favor de los españoles.
Como ya se ha dicho, la Guerra Hispano-estadounidense de 1898 acaba con el Tratado de París por el que España pierde su dominio sobre Puerto Rico.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.