He visto a gente llorar…

calle arenal

En el último mes una vorágine de acontecimientos han abordado a mi pueblo, y este año en especial a MI calle del ARENAL. Aunque una labor callada hace ya más de un año que se afana con el único anhelo común de que todo salga bien (perfecto), que todos disfruten y que todos los sentidos de los bonariegos sean saciados y colmados con el esplendor de la cruz de mayo. Sinceramente, LO HAN CONSEGUIDO.

Desde el pregón hasta el último cohete de la serenata han respondido con un viva, y otro viva, y otro viva, a cual más profundo y con más sentimiento que han terminado por desbordar lágrimas de alegría, de orgullo, de pasión por Bonares y por sus tradiciones. Hacía ya tiempo que no veía tanto calor, tanto color  en las voces, en las notas del maestro Rojas, esos romeros gritando en la entrega de vara y poniendo en pie de guerra pasiones del alma y la conciencia.

He visto LLORAR, yo mismo me he sorprendido en varias ocasiones con un nudo en la garganta, el corazón en un puño y con los pelos como escarpias; esto es LA CRUZ DE MAYO, esto es BONARES, esta es SU GENTE.

Es necesario vivirlo, hay que conmoverse, tiene el corazón que latir, y las lágrimas que brotar. Sólo en Bonares puede el espíritu llenarse al gritar:

¡VIVA LA CRUZ EL ROMERO!.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.