¿Halloween o Tosantos?

ROCIO CORONEL

ROCIO CORONEL

El pasado 31 de octubre se celebraba la conocida fiesta de Halloween, un día antes del popular 1 de noviembre, donde se festeja el Día de todos los Santos. Ninguna de estas fiestas ha pasado desapercibida, ya que son numerosos los comentarios que pueden observarse a cerca de la dicotomía entre ambos días. Gracias a las redes sociales, vemos como Bonares y, seguramente, la mayoría de la sociedad española se divide en dos: por un lado los que están a favor de celebrar  Halloween aunque no sea una fiesta propiamente nacional; y por otro, los que piensan que debería darse más importancia a las fiestas tradicionales o nacionales, como es el caso del Día de todos los Santos.

Pero para entender un poco más este “enfrentamiento”, analizaremos dichas celebraciones:

600_url– En primer lugar, Halloween o también conocido como “la noche de Brujas”, se celebra hace más de 3000 años por los Celtas, que era un pueblo guerrero. El 31 de octubre, los Celtas celebraban el fin de año con Samhain, siendo esta una fiesta pagana. La tradición indica que es una fiesta de carácter purificador y religioso, que llegó al continente americano con la inmigración europea a los Estados Unidos. Un símbolo, más que evidente, es la calabaza tallada y ahuecada, que también se utiliza como un farol, llamado “Jack-o-lantern”. Cuenta la leyenda, que Jack era un holgazán y borracho, que desafió al diablo; y por tanto, cuando llegó la hora de su muerte, no podía ni entrar en el cielo, ni bajar al infierno. Finalmente, el diablo le entregó una brasa para iluminar su camino  hasta Juicio Final. Al principio, se utilizaron los nabos, pero cuando llegaron a Estado Unidos advirtieron que las calabazas eran más abundantes. El farol no tenía como objetivo convocar espíritus malignos, sino todo lo contrario, mantenerlos alejados de las personas y sus hogares.

mgc-Otonio04_FelizDiaDeTodosLosSantos– En segundo lugar, con el Día de todos los Santos, cabe mencionar, que todas las sociedades organizan ceremonias para conmemorar, celebrar o despedir personas y situaciones. Es una fiesta estrictamente religiosa e íntima, en la que se recuerda a esos seres queridos que ya no están. Aún así, la muerte no se percibe como un mal supremo, sino que se reduce a una pérdida fragmentada y provisional. Y, aunque, es un día en el que reina la tristeza, también lo es para celebrar la vida. Se basa en que la Iglesia primitiva estaba acostumbrada a celebrar el aniversario de un mártir en el lugar del martirio y, frecuentemente, los grupos de mártires morían el mismo día, lo que llevó, finalmente, a una celebración común. En un principio, solo los mártires y San Juan Bautista eran honrados, aunque luego, el número de honrados se incrementó gradualmente. Gregorio III consagró una capilla en la Basílica de San Pedro a todos los santos y fijó el aniversario para el 1 de noviembre. Esta  fecha fue, definitivamente, extendida a toda la Iglesia por Gregorio IV a mediados del siglo IX.

Volviendo al punto de partida, cabe destacar como muchos cristianos piensan que la fiesta de Halloween se hace con el propósito de ensalzar al diablo o a los demonios. Aunque, lo que demuestra la práctica, es que, se ha convertido en una fecha para la diversión infantil. No obstante, algunos piensan que la sociedad debería defender sus tradiciones para que estas no se vean subordinadas a las de otros países. Por este motivo, sienten que esta celebración de origen pagano, ofende al cristianismo, mientras que otros consideran que es una oportunidad para salir con sus hijos, y de esta manera, compartir y pasar un tiempo agradable con ellos. Así mismo, debemos considerar el hecho de que seamos “libres”, en cierto modo, para decidir que queremos o no celebrar, sin ser cuestionados o enjuiciados por otros que no compartan la misma opinión. Esto puede llevarnos a la idea de si algún día nos plantearíamos un “truco o trato” sobre este debate.

 

 

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.