El placer perdido

“Un libro abierto es un cerebro que habla, cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”. Proverbio hindú.

EL PLACER PERDIDO

Hoy entono el mea culpa. Había olvidado el placer que me transmitía un buen libro, inmersa en la aceleración del día a día. Hace poco leí un artículo donde se ponía de manifiesto que la lectura se había vuelto una moda. Que los jóvenes de hoy leen mucho, pero realmente se dejan llevar por la crítica y la propaganda excesiva sin tener mucho criterio a la hora de juzgar un libro.

La verdad es que no está en mi entender calificar la lectura como una moda. Pero en todo caso, bienvenida sea esta moda. Pienso que lo importante es leer y hacer de ello un hábito. Creo que casi todos comenzamos a leer por sugerencias de otras personas. Algunos libros habrán sido interesantes y otros mediocres, pero a la larga eso nos hará tener un criterio propio sobre lo que realmente mas nos interesa. Lo importante es que esas primeras lecturas den paso al amor por la literatura en un futuro.

Con todo ello, este nuevo despertar por la lectura, después de algunos meses (quizás demasiados) ha sido gracias a Noah Gordon y su obra “El Médico”, y si, ha sido una recomendación de una buena amiga. Me habló de él como aventurero, romántico y pasional. Aún no lo he comenzado, pero os aseguro que en breve estaré escribiendo un post sobre el mismo, porque creo que voy a devorarlo.

Necesito volver a sentir la libertad de ser el mejor de los protagonistas, o simplemente ese personaje secundario a través de los ojos del cuál, se narran los relatos. Transportarme a paisajes que nunca conoceré e imaginármelos idílicos, llenos de personajes irreales, envueltos en una trama quijotesca.

La siguiente obra a la que me lanzaré a sus páginas es de Julia NavarroDispara, yo ya estoy muerto. He podido ojearla y presiento una gran aventura en su interior.

RAQUELDejando a un lado la lectura, ya hemos dejado constancia que la primavera había llegado, y con ella sus temperaturas tan variables. Es por ello que se impone un cambio de abrigo. Hay que olvidarse de las parkas  forradas de pelito, de las trenkas y de los abrigos de piel. La llegada de esta nueva estación exige prendas cómodas, versátiles y con un punto muy chic. No es fácil dar con el abrigo de entretiempo perfecto, pero tenemos una gran variedad de modelos disponibles, desde el clásico trench, hasta la chaqueta tweed, pasando por la recién llegada bomber.

Yo en este caso he optado por un total look black con abrigo en camel. El resultado ahí lo veis, un look muy casual y cómodo.

En la lectura como en la moda, siempre hay millones de opciones para elegir cual se adapte a ti, lo importante es que sepas que esa decisión siempre te va a enriquecer, nunca resta.

Pronto más.

¿ Qué placeres habéis olvidado?

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.