El PGOU de Bonares prevé un crecimiento de población del 30%

Los partidos de la oposición política, PP y PA, han participado activamente en el documento y lo han respaldado en Pleno · El suelo residencial crecerá en 70 hectáreas, un 36,71% más

Bonares es uno de los municipios del Condado que más avanzado tiene el desarrollo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). De hecho, su nuevo documento, que regirá el planeamiento urbanístico local, ya cuenta con su pertinente aprobación provisional, amén de que todos los indicios hacen indicar que no existirán mayores escollos a la hora de que la administración autonómica de luz verde a su aprobación definitiva.
Es más, posiblemente Bonares pueda presumir de que su Plan sea el único de toda la provincia de Huelva en el que su aprobación inicial y provisional ha contado con el apoyo tácito de toda la oposición. De esta forma, tanto populares como andalucistas han respaldado un texto en cuya elaboración han participado de forma activa.

El concejal socialista de Urbanismo, Juan Antonio Coronel, destaca que las bendiciones de la oposición han sido posibles gracias a que todas las medidas de índole política que atañen a la concepción del Plan se han desarrollado de forma conjunta con los portavoces de la oposición, «quienes han tenido voz y voto» para formular cuantas sugerencias y aportaciones considerasen oportunas, a fin de definir sin fisuras «el municipio que pretendíamos» ejecutar a lo largo de los ocho años de vigencia que tendrá el PGOU, cuyo diseño llevan la firma de Mario José Mañas, Arquitecto-Ingeniero de Caminos Canales y Puertos, y José Mañas, arquitecto.
El concejal socialista asevera que, desde que el Ayuntamiento aprobara en 1992 sus normas subsidiarias, esta ‘legislación’ local «se nos había quedado bastante obsoleta» y desde la Comisión Provincial de Urbanismo «nos aconsejaron pasar al Plan y descartar el estudio de modificación de las normas».
El eje fundamental de este nuevo texto se fundamentan en el diseño de un único núcleo de población, a pesar de que en las Normas Subsidiarias si se recogían las parcelaciones urbanísticas de San Cayetano. El documento prevé que la población crezca en los próximos ocho años en torno al 30%, concretamente del 29,78%, de forma que el municipio pasará de los 5.792 habitantes actuales a unos 7.517.
En todo el trabajo de diseño se han respetado de forma escrupulosa las consignas y preceptos que marcaban el polémico POTAD, de forma que no se ha especulado en ningún momento con las arbitrariedades que finalmente fueron modificando la esencia del Plan de Ordenación Territorial de Andalucía.
En este sentido, Monserrat Carrasco, arquitecta asesora de la institución municipal para temas del PGOU asegura que en Bonares se han respetado en todo momento los criterios del controvertido POTAD, por lo que el crecimiento urbanístico se va a quedar en el 36,71% no superando así el 40% de suelo urbanizable establecido por la norma marco del urbanismo de la Junta de Andalucía.
Para cumplir con tales objetivos, el PGOU recoge cuatro sectores de crecimiento: dos de ellos contarán con sus respectivos planes parciales y el resto quedará como suelo no sectorizado, si bien en opinión de Carrasco este hecho no frenará en absoluto el desarrollo urbano, al no existir iniciativa privada interesada en construir en estos sectores.
En cifras, el nuevo documento recoge destinar para suelo residencial hasta 70 hectáreas, mientras que se prevé un crecimiento demográfico estable y en ascensión. Unas previsiones que en palabras de la arquitecta se han contrastado y nos ha permitido acometer el diseño «de un plan real y plenamente contrastados que nos permitiera no perder el tiempo posteriormente con futuras modificaciones» que pudiesen venir impuestas por el organismo autonómico.
Pero en el ánimo de la Corporación y de los técnicos a la hora de darle forma al Plan, han determinado que existen numerosos espacios urbanos vacíos, lo que hace necesario que pasaran a urbanizarse para imprimirle mayor empaque urbano a su casco. A pesar de todo, Carrasco considera que el desarrollo urbano se ha realizado hasta el momento de forma muy equilibrada y no se ha clasificado excesivo suelo.
De hecho los estudios que han dado pie a la elaboración del documento ponen de manifiesto que su población ha tenido un crecimiento moderado, es decir que su progresión ha sido escalada y continuada, lo que ha contribuido a que la misma no se muestre envejecida.
De hecho en los últimos siete años la población ha crecido un 11% pasando de los 5.146 habitantes, que había en el año 2000, a los 5.792 que se registraron en 2007.
Precisamente en paralelo se ha movido el aumento de viviendas que ha pasado de 1.296 a 1.609, desde la década del 1981 hasta 1991, mientras que hasta el 2000 este crecimiento situó los inmuebles en 1.789. Este hecho va a contribuir sustancialmente a que la crisis de la construcción no sea tan acentuada dado que el número de viviendas libres son relativamente bajas y, por ende, el precio se presume que se mantendrá estable. Con respecto a las viviendas de VPO el Ayuntamiento ya tiene ampliamente avanzado un convenio para la construcción de este tipo de inmuebles, por la que ya se han cursado más de 90 peticiones.

HUELVA INFORMACIÓN

Parece que al fin de se han puesto de acuerdo en algo.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.