Desarrollo consistorial.

la columna de juan botTras los últimos comicios municipales desde este espacio que se me brinda, se intentó hacer un seguimiento útil a la actividad local. Conozco como muchos de nuestros conciudadanos al encargado de apartado específico de desarrollo local en nuestro ayuntamiento y por ello me dirigí a él para hacerle una propuesta.

Ante la crisis que parecía envolvernos entendemos que seria interesante que la política se diese a conocer, y más concretamente en aquellas propuestas y esfuerzos que van encaminados hacia una expansión económica. Por ello planteé una serie de contactos para que me comentara sus ideas y sus desarrollos así como sus dificultades ,logros, planteamientos estratégicos, incomprensiones, azarosos hallazgos, pugnas institucionales, y todo aquello que acaece en aras de un objetivo necesario: ayudar a mejorar el  deteriorado entorno socioeconómico.

AYUNTAMIENTONo dudamos del esfuerzo empleado por ayuntamiento para ayudar, pero desconocemos por qué no hacerlo saber desde este medio independiente o desde cualquier otro; en nuestra oferta no se incluía la propaganda pero si la compresión, puesto que la denostada política es clave, junto con la sociedad, para superar obstáculos económicos. A fin de cuentas la economía posee un porte social y las crisis no son más que desequilibrio interactivo, cuantitativo y cualitativo, que el conjunto de la ciudadanía  ha de compensar para superar. La política da el entorno, pero es necesario que lidere con una actitud responsable, alentando e impulsando todos los movimientos económicos y sociales que aporten solvencia. La reflexión en los medios, así como la difusión y explicación de todas las acciones, la búsqueda de similitudes en otras localidades y su valoración en los hechos políticos, contextualizaría la acción consistorial.

La necesidad de mayor credibilidad seria deseable en un entorno de escepticismo creciente en la actividad pública que de otro modo podría derivar en un vuelco hacia otros modos de relaciones sociales en la red que de forma progresiva van aumentando la aceptación en la medida que se va afianzando la protección  judicial  en ese entorno y en la medida que todos vemos en lo virtual un lugar con más oportunidades. Pero parecería que sería aceptado en los estadios más incipientes de una nueva era (y presumiblemente siempre) una integración entre los  viejos y los nuevos modos de hacer actividad publica.

La difusión de los plenos añade transparencia,  pero la aportación argumental con vocación independiente en la observación y seguimiento de los actos políticos-ejecutivos  tonificaría una labor que se critica por lejana e idolatrada, cuando posee un aspecto técnico y pertinente que limita, ajusta y  el debate añadiendo comprensión, o cuando no, conciencia de la entidad  de la transformación que se plantea.

Si bien ahora se da por hecho que hay que tener presencia en la red, para llegar  de forma al ciudadano quizás  sea necesario llegar de forma profunda generando profundas convicciones y además culminar con la experiencia de un servicio. No se trata sólo de informar o comunicar si no de ser útil: desde una conciencia  apercibida hacia una resarcida sociedad.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.