De Coto de Doñana a Parque Nacional de Doñana

DOÑANA, Patrimonio de la Humanidad

Doñana, uno de los paraísos naturales más importantes de Europa.

De Coto de Doñana a Parque Nacional de Doñana

Durante siglos, nobles y reyes consideraron los bosques y las marismas de la desembocadura del Río Guadalquivir como una de las mejoras zonas de caza de España. En el siglo XIX comenzaron las grandes transformaciones de  la marisma, en el curso de las cuales  la mayor parte de ellas se transformaron en zonas de cultivo. A finales de los años 60, un puñado de científicos y naturalistas vieron el fruto a todos sus esfuerzos cuando una parte de Doñana fue al fin protegido bajo la figura de parque nacional. Desde entonces este espacio natural ha ido acumulando reconocimientos y hoy día se le considera uno de las reservas naturales más importantes de Europa. 

Entre dos mundos

Situado en la desembocadura del Río Guadalquivir, en la costa suroccidental de Andalucía, Doñana forma parte de Europa, pero la cercanía de África se deja notar ; se encuentra junto al Océano Atlántico, pero está muy influenciado por el Mar Mediterráneo ; la mayor parte de su territorio es de origen fluvial, pero el mar tiene un papel protagonista en su formación.

Un mosaico de naturalezas 

En sus más de 110.000 hectáreas Doñana ofrece una variedad inagotable de ecosistemas y paisajes. Aquí un denso bosque de alcornoques da paso, a la vuelta de un lentisco, a la inacabable marisma. Una marisma que se pierde en el horizonte, donde una flotante silueta de dunas amarillas la separan del mar. Allí quizás, un oscuro pinar esconde un camino perdido entre juncos que conduce a las ardientes arenas de un pequeño Sahara. Escondido en alguna parte, un verde manto de helechos se extiende hasta el mismo pie de la más intrincada maraña de troncos y ramas que jamás cubriera el cauce de un arroyo.

Interminables playas de blanca arena, dunas empujadas por el viento, densos bosques de pino y alcornoques, y marismas que se pierden en el horizonte, conforman un atractivo mosaico que se ofrece a los visitantes en uno de las últimas tierras vírgenes de España.

Una realidad cambiante

Además de por su variedad de ecosistemas, la diversidad de Doñana viene marcada por los cambios climáticos estacionales, los cuales producen transformaciones tan acusadas que Doñana puede parecer irreconocible si se visita en diferentes épocas del año. Se trata de un ciclo anual que afecta tanto al aspecto de sus ecosistemas como a las especies que los pueblan. Extensas áreas de marisma natural y transformada aparecen inundadas o secas siguiendo los patrones de los ciclos de lluvia y/o uso agrícola. De esta manera, la marisma natural sirve de despensa para miles de aves en invierno y primavera, mientras que lugares como los extensos arrozales del noroeste lo hacen en verano y otoño.

Estas tierras llanas de la desembocadura del Guadalquivir no son solamente importantes para las aves migratorias de nuestras latitudes sino que suponen uno de los últimos refugios para numerosas especies de aves y mamíferos  sedentarios tan amenazadas como el Águila Imperial Ibérica o el Lince Ibérico.

Cultura y tradiciones bajo el sol

Además de naturaleza en estado puro, la comarca de Doñana es rica en antiguas tradiciones como la Romería del Rocío o la Saca de las Yeguas, equipamientos turísticos de sol y playa como Matalascañas y Mazagón y atractivas ofertas culturales y gastronómicas. Los pueblos de Sanlúcar de Barrameda, Aznalcazar, Hinojos, Villamanrique de la condesa y Almonte, entre otros, ofrecen a sus visitantes bellos rincones entre sus calles de blancas casas.

En estos días, Doñana se esfuerza por imponer sus valores frente a los que consideran que el desarrollo económico de la zona pasa por el turismo de masas o la agricultura sin control. Un mundo natural que se enfrenta a un mundo artificial. En nuestras manos está, en la de todos nosotros, que esta joya de la naturaleza sea disfrutada por generaciones futuras.

Desde la creación del Parque Nacional en 1969, Doñana ha acumulado un buen número de reconocimientos internacionales. En 1994 fue nombrado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad

En Doñana hay dos zonas protegidas principales:

  • Parque Nacional, un territorio bajo un protección muy estricta, con acceso público restringido a los centros de visitantes y los senderos junto a ellos. En verde oscuro en el mapa.
  • Parque Natural, menos estrictamente protegido y con un acceso más abierto; esta zona es la continuación natural del Parque Nacional y es también de gran importancia para las aves migratorias y reproductoras. Ofrece también una gran variedad de ecosistemas y rutas. En verde claro en el mapa..

DonanaEsp

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.