Corazones de cristal.

ROCIO CORONEL

LA COLUMNA DE ROCÍO CORONEL

Ayer, 12 de agosto de 2015, la policía halló los cuerpos sin vida de Laura y Marina en Cuenca. El presunto autor de este nuevo caso de violencia de género es Sergio Morate, ex pareja de Marina, quien anteriormente estuvo en prisión por secuestro y agresión también a una ex.

Ya Goya nos mostraba con su “Mujer maltratada con un bastón”, en 1798, la gravedad que conllevaba la superioridad de un ser sobre otro; en un mundo en el que la mujer, desgraciadamente, siempre ha estado supeditada al hombre. Aún en pleno siglo XXI, a pesar de los avances que los humanos podemos disfrutar cotidianamente, seguimos cometiendo una de las acciones más primitivas e inhumanas, arrebatando a otra persona lo que una vez perdido jamás recuperará.

woman-battered-with-a-caneLo peor de todo es que estas dos chicas se convertirán en dos cifras más, pues a lo largo de 2015 se han encontrado los siguientes casos de violencia de género: 23 femicidios íntimos oficiales, 9 femicidios íntimos no oficiales, 1 femicidio no íntimo, 1 femicidio familiar por conexión (concretamente por un ex-cuñado), 14 femicidios familiares (especialmente por hijos y hermanos), 7 femicidios de mujeres sin información suficiente, 4 femicidios infantiles y 1 femicidio transfóbico. Sin olvidar a los 8 varones, pues aunque las mujeres presentan los números de víctimas más elevados, no son las únicas que sufren violencia de género.

Lo más sorprendente es que, con estos datos inclusive, la sociedad española vive más preocupada por la posible vuelta a prisión de una “cantaora”, condenada por blanqueo de dinero, que por inculcar en sus raíces uno de los derechos más fundamentales que aparece recogido por su propia Constitución, como es el “Artículo 15”:

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra. (Constitución española, 1978, “Sección 1ª. De los derechos fundamentales y de las libertades públicas.”).

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.