Arenas de Bonares, en lo más profundo de nuestra historia

Bonares cuenta con una serie de cortes estratigráficos que han puesto de relieve una condición excepcional de su suelo: su mucha antigüedad. El lenguaje en que hablan los geólogos es a todas luces una jerga incomprensible, pero parece que dos estratos se alternan a lo largo de buena parte de la Comarca de Doñana creando la base para una de las claves que hacen posible la comprensión de su sistema.

fosiles

Por un lado “arenas gordas” que se han dado en llamar “arenas de Huelva”. Es un tipo de estrato en el que abunda la arena prensada así como la abundancia de fósiles, a veces amontonados en estratos de varios metros de potencia, miles y miles de conchas fósiles que demuestran que toda la región estuvo, en un momento dado, bajo el mar, seguramente a una profundidad de unos 40 o 50 metros. Por otro lado esta el están las “arenas de Bonares”, un estrato que solo aflora en Bonares y que se caracteriza por la usencia de fósiles y por un grano de arena mucho más fino y mucho más compacto. Entre uno y otro estrato ha debido tener lugar un energético cambio, según se dice. En cualquier caso las “arenas gordas” tienen la característica de filtrar muy bien el agua de lluvia, o cualquier otro aporte de agua; mientras que la capa inferior, más compacta, no. Entre ambas se puede haber formado una gran balsa de agua acumulada a lo largo de miles y miles de años.

Uno de los parajes más llamativos y más dignos de ser visitados de esta Comarca de Doñana son las famosas “Arenas de Bonares”, título desconcertante que incita a ver qué tiene aquello de especial y qué importancia tiene. En realidad los bellos parajes de Bonares dejan ver en más de uno de sus paseos esta forma geológica correspondiente a las últimas sedimentaciones materiales de la región. Son farallones de arena rojiza, caracterizadas por la ausencia de grandes concentraciones de fósiles marinos, es decir, sedimentaciones de cuando esta región era ya región litoral y no fondo marino.

elena-whishaw


Elena Wishaw

El gran atractivo es, pues, pasear por el fondo del mar. Observar las diferencias entre los dos tipos de arenas: las de Huelva, caracterizadas por grandes concentraciones de conchas fósiles, y las de Bonares, especie de arena de playa prensada. Los llamados “concheros” son una de las formaciones geológicas que más se repiten en la Comarca de Doñana y en torno a ellos giran varias leyendas. Son especialmente significativas las que atribuyen dicha acumulación a un “gran diluvio” prehistórico. Pero un diluvio peculiar, no de lluvia, sino consistente en una repentina subida del nivel del mar. Leyendas como esta fueron recogidas por Elena Wishaw a principios del XX procedentes de la gente de Niebla que trabajaba con ella en sus prospecciones arqueológicas por toda la región. Los geólogos, por su parte, atribuyen las concentraciones a fenómenos “de alta energía” que afectaron al fondo marino. O sea, los pueblos de la llamada corona de Doñana serían todos ellos pueblos litorales, poblaciones al borde del mar. Y buena parte de sus términos respectivos, como en este caso el de Bonares, estarían entonces sumergidos. Por tanto podríamos extraer una tercera conclusión: esas concentraciones fósiles podrían ser el producto de una explotación sistemática de tales moluscos por la población de dichos pueblos, o por otras, hace casi ¡200.000 años! En pocas palabras, viveros, cuyo acceso se vería facilitado por la poca profundidad del fondo marino en esta región.
Sea como fuere, es un ejemplo más de lo importante que son para el observador los detalles del paisaje, y de lo fácil que puede ser imaginar un mundo sumergido, un mundo de paisajes totalmente transformados. Un mundo en que los barcos pasaban por donde caminamos nosotros ahora.

Exposición de fósiles celebrada en Bonares mayo de 2008

1 comment

Leave Comment
  1. Antonio Toscano

    Buenos días, me alegra que le dediquen un espacio al patrimonio geológico y paleontológico de esta rica zona, pero debo apuntar un par de cosillas. Como bien apunta, aquello fue el fondo marino, cubierto por muchos metros de agua, y han dejado una riqueza fosilífera que es referencia a nivel europeo. La Formación Arenas de Huelva data del Plioceno inferior, es decir, entre 5,3 y 3,4 Millones de años aproximadamente, y la Fm. Arenas de Bonares del Plioceno medio a superior hasta principios del Cuaternario (hasta hace un millón de años más o menos).Por encima ya tenemos formaciones eólicas (dunares) más recientes que son las que conforman por ejemplo los acantilados de Mazagón, o los que conforman las marismas de Doñana, más modernas aún. Como comprenderá, en aquella época no había pueblos, ni siquiera los primeros humanos habían aparecido. Los primeros Homo sapiens sapiens aparecen hace unos 200.000 años. Es algo común para las personas no familiarizadas moverse en una escala temporal más corta, de miles de años, y cuando hablamos de millones de años la gente se pierde un poco. Solo era por aclarar un poco y que sus lectores conozcan su historia.
    Un saludo.

    Antonio Toscano Grande
    Geólogo-Paleontólogo
    Universidad de Huelva.

Deja un comentario, Tu dirección de correo electrónico no será publicada.